Comer lo que necesitamos

Nuestro peso refleja la diferencia entre lo que comemos y las calorías que realmente necesitamos, asi que, no hace falta comer mucho más para pesar mucho más. Si nos excedemos, por poco que sea, terminaremos engordando.

No culpar a la genética

La genética es responsable de nuestro sobrepeso sólo en un cierto porcentaje, lo que más influye en él es que la forma de comer, los alimentos que elegimos y el modo en el que los consumimos, y eso se aprende.

Dietas estrictas

Las dietas estrictas suelen ser un fracaso porque suponen un cambio radical en nuestros hábitos que es muy difícil mantener. Empezamos a comer lo que nunca comemos, en cantidades distintas a las habituales y cocinadas de un modo distinto. Perdemos peso muy rápidamente pero lo recuperamos en cuanto volvemos a retomar nuestro antiguo modo de alimentarnos.

Habitos.

Para reducir nuestro peso, sin sacrificarnos en exceso, hemos de cambiar nuestros hábitos de comida de un modo racional y progresivo; así nuestra pérdida de peso será consecuencia de unos nuevos hábitos y podremos mantenerla.

Un minimo de ejercicio es necesario

La vida sedentaria engorda y no es saludable
¿Quiere perder peso de forma sana? Contacte con nosotros